jueves, 5 de marzo de 2015

Orozimbo Barbosa

Orozimbo Barbosa Puga. 

Nació en Chillán el 5 de marzo de 1838. Hijo del Sargento Mayor Juan Barbosa Jiménez y de Dolores Puga Álvarez de la Barrera.

Estudió en el Colegio en Chillán; incorporándose en 1856 al Ejército de Chile, como subteniente abanderado del Batallón Buin N°1 de línea. Asciende a teniente en 1858 participando en la guerra civil de 1859, a favor del gobierno del presidente Manuel Montt.

En 1861 asciende al grado de Capitán, y participa en la campaña de la Araucanía.
Estuvo presente en el bombardeo de Valparaíso realizado por la Escuadra Española el 31 de marzo de 1866.

En 1867 ascendió a Sargento Mayor del Batallón 1º de Línea. Al año siguiente, en 1868 regresa nuevamente a la araucanía, y fue nombrado Comandante de Armas de Toltén. En 1869 sería nombrado Gobernador de La Imperial y posteriormente Comandante del Batallón 8º de Línea, colaboró en las fundaciones de los fuertes de Negrete, Mulchén, Toltén y Queule.

Con el grado de Teniente Coronel fue destinado al Estado Mayor de Plaza de Santiago en 1871. En 1876 ascendió a Coronel, participando en la guerra del Pacífico.

El 14 de mayo de 1879 fue nombrado Comandante del Batallón Cívico Cazadores del Desierto y en octubre del mismo año fue nombrado Comandante de Armas de Calama.

El 23 de diciembre de 1879 fue nombrado Comandante del Regimiento Cívico Lautaro y el 31 de diciembre de ese año ascendió a Coronel Efectivo.

Para la campaña de Tacna y Arica fue nombrado en enero de 1880 como Comandante de la 4º División, y en marzo encabezó una expedición chilena a Mollendo, dejando tropas ocupando Mollendo e Islay. Barboza internóse al interior, pero en Mollendo las tropas del 3° de línea cometieron el saqueo e incendio de la población.
Participó el 26 de mayo en la batalla de Tacna, y en la toma del Morro de Arica el 7 de junio de 1880, donde dirigió los ataques a los fuertes San José, Santa Rosa y Dos de mayo.
En julio de 1880 dirigió un destacamento que operó sobre Torata, logrando capturar al montonero peruano Leoncio Prado.

Para la campaña de Lima, fue nombrado en octubre de 1880 Comandante de la 2º Brigada de la 2º División del ejército. Participa en el combate del Manzano (27 de diciembre de 1880), en el combate de la Rinconada (9 de enero) ,y en las batallas de San Juan (Chorrillos) y de Miraflores (13 y 15 de enero de 1881 respectivamente).

En marzo de 1881 fue destinado al Estado Mayor de Plaza de Santiago y fue nombrado Inspector Delegado del Ejército.

Finalizada la guerra regresa a Chile, y en mayo de 1884 fue nombrado Intendente y Comandante General de Armas de Valdivia, permaneciendo en el cargo hasta  1887. El 1º de marzo de 1887 es nombrado Comandante del Batallón de Artillería de Marina.

En agosto de 1887 asciende a General de Brigada y es fue nombrado Comandante General de Armas de Santiago. 

Al estallar en Chile la guerra civil de 1891, se mantuvo leal al Presidente José Manuel Balmaceda y en enero de ese año fue nombrado Comandante de la 1º División Santiago, además sería elegido Senador por Cautín en el Congreso Constituyente. 

Como jefe de los servicios de seguridad, primero, y desde mayo de 1891 como General de División, Barbosa tuvo destacado papel en la consolidación de la autoridad del gobierno y en la represión de las fuerzas opositoras, 

La represión del gobierno alcanzó su grado máximo. Desembarcados los revolucionarios en Quintero, al norte de Valparaíso, el 17 de agosto de 1891, los revolucionarios de Santiago se pusieron en marcha para ayudar a sus fuerzas desembarcadas, dinamitando puentes y ferrocarriles para evitar que el gobierno se movilizara para hacer frente a la invasión. Uno de los grupos revolucionarios, fue sorprendido en la hacienda de Lo Cañas, cerca de Santiago, donde opusieron resistencia, allí un grupo fue masacrado y otro detenido. Fueron sometidos al Consejo de Guerra presidido por el coronel Ramón Vidaurre. Nueve de ellos fueron condenados a muerte. La sentencia se cumplió el 20 de agosto de 1891. Este hecho se conoció como la Masacre de Lo Cañas, y provocó indignación en la sociedad y en el bando revolucionario, siendo Barbosa sindicado como uno de los principales responsables de estos sangrientos hechos.

El General Barbosa tomó el mando de las divisiones reunidas de Santiago y Valparaíso para hacer frente al ejército revolucionario congresista.

La batalla tuvo lugar en Concón el 21 de agosto de 1891. donde  Barbosa adoptó pésimas decisiones tácticas que implicaron la derrota del ejército del gobierno, replegándose hacia Valparaíso.

Barbosa, complicado por la derrota de Concón, y por una diabetes avanzada que padecía, se vio imposibilitado de dirigir eficientemente a sus tropas en la batalla final de la Placilla (28 de agosto de 1891), librada a las afueras de Valparaíso.

El 28 en la madrugada, horas antes del choque en La Placilla, se encontraba postrado en un pajar cercano, al punto de que hubo necesidad de vestirlo ("como se hace con un niño" relató mas tarde su médico) y subirlo a su caballo.

Tras una lucha, el ejército del gobierno fue totalmente derrotado, huyendo sus restos hacia el puerto. Hacia las 10,30 am de ese día, producida la derrota, Barbosa, incapaz de desplazarse, permaneció montado en su lugar de mando, cercano a las edificaciones del Alto del Puerto. Su escolta, viendo al enemigo cercano, lo abandonó, pero su ordenanza permaneció junto a él y murió a su lado.

Un grupo de jinetes del "Guías" constitucional cargó sobre el general, y Barbosa no hizo intento alguno de huir, ni tampoco ademán o gesto en su defensa. Había manifestado temprano su intención de no sobrevivir a la derrota. El sargento Felipe Guerra (antiguo "Granaderos" en la GDP) llegó a su lado al galope y le asestó un feroz sablazo en la cabeza. Barbosa se dobló sobre el cuello de su montura, y antes de cinco segundos el propio Guerra le disparó un tiro de carabina que dio con él en tierra, muerto.

Su cuerpo, desnudado por sus enemigos, fue enviado a Valparaíso junto con el del general de brigada José Miguel Alzérreca, también asesinado por los congresistas.

El 29 de octubre de 1922, los restos del General Barbosa fueron exhumados junto a los del General José Miguel Alzérreca desde el Cementerio Nº2 de Valparaíso, para ser trasladados a Santiago. El 1º de octubre se realizó una misa en la Iglesia Metropolitana, para ser luego sepultado en una imponente manifestación pública, en el mausoleo del Ejército en el Cementerio General.

Casó en primeras nupcias con Rafaela San Martín, y en segundas nupcias con Corina Baeza Yávar, teniendo descendencia
************************
Imagen: Litografía de la muerte de Orozimbo Barbosa, publicada en la revista La Lira Chilena en 1906

Saludos
Jonatan Saona

1 comentario :

Raúl Olmedo D. dijo...

El Ejército Constitucional desembarcó en Quintero el día 20 de agosto de 1891, y la batalla de Concón se libró al día siguiente, el 21.

No falleció Barboza como se señala. Padecía de una diabetes avanzada, y el 21, en Concón, adoptó pésimas decisiones tácticas que implicaron su derrota.
El 28 en la madrugada, horas antes del choque en La Placilla, se encontraba postrado en un pajar cercano, al punto de que hubo necesidad de vestirlo ("como se hace con un niño" relató mas tarde su médico) y subirlo a su caballo. Hacia las 10,30 horas de ese día, producida la derrota y el desbande del Ejército de Chile, Barboza, incapaz de desplazarse, permaneció montado en su lugar de mando, cercano a las edificaciones del Alto del Puerto. Su escolta, viendo al enemigo cercano, lo abandonó, pero su ordenanza permaneció junto a él y murió a su lado.
Un grupo de jinetes del "Guías" constitucional cargó sobre el general, y Barboza no hizo intento alguno de huir, ni tampoco ademán o gesto en su defensa. Había manifestado temprano su intención de no sobrevivir a la derrota. El sargento Felipe Guerra(antiguo "Granaderos" en la GDP) llegó a su lado al galope y le asestó un feroz sablazo en la cabeza. Barboza se dobló sobre el cuello de su montura, y antes de cinco segundos el propio Guerra - un diestro en el combate montado - le disparó un tiro de carabina que dio con el en tierra, muerto.
Fue el general de brigada J.M. Alcérreca, joven aún y un hábil jinete, quien intentó huir desafiando a sus perseguidores. Acorralado en su fuga y herido en la cabeza por un proyectil que lo atontó sin matarlo, se refugió en una pieza de servicio de la casa del Administrador del Alto del Puerto, y allí, sobre un camastro sobre el que cayó o se tumbó, fue rematado ante de un minuto.

Barboza era senador, es cierto. Pero no elegido, sino nominado en la charada de abril anterior, ocasión en que Balmaceda designó a tres generales como senadores, y a cinco coroneles como diputados, para halagar al Ejército. Todos sus hermanos (de Balmaceda) resultados "elegidos" al Parlamento ese día. También una serie de prohombres de merito que no inscribieron sus candidaturas, ni fueron consultados. Y que por ello, rehusaron asumir sus sillones parlamentarios.

Publicar un comentario

GDP1879 te invita a visitar↓↓↓


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...