miércoles, 27 de marzo de 2013

Veteranos peruanos

En 1909 el General César Canevaro agasaja a sus compañeros de armas, entre ellos figuran Juan Martín Echenique, Belisario Suárez, Juan Norberto Eléspuru, etc quienes participaron en la guerra del Pacífico.

Rudecindo Concha

Rudecindo Concha

Hijo de Cayetano Concha y Lucinda Solar.

Teniente de la Primera Compañía del Primer Batallón del Regimiento Talca en las batallas de San Juan (Chorrillos) y Miraflores,en esta última fue herido.

Ascendido a capitán durante la Campaña de la Sierra, fue parte de las tropas que ocuparon las provincias del Norte, participando en el combate de San Pablo, en Cajamarca, el 13 de Julio de 1882, donde fueron atacados por las fueras peruanas del coronel Lorenzo Iglesias quienes los obligaron a replegarse hacia la costa, teniendo que abandonar a sus heridos y enfermos en la mencionada población, los cuales fueron capturados por las tropas peruanas.

domingo, 24 de marzo de 2013

Familia Abaroa


Gracias a la gentileza de Rodrigo Bugueño, tenemos esta fotografia, que se encuentra en un museo sobre la historia de Calama. Donde nos muestra la familia Abaroa a inicios del siglo XX

viernes, 22 de marzo de 2013

Parte del Granaderos


COMANDANCIA DEL BATALLON GRANADEROS DEL CUZCO.

Omate, 31 de marzo de 1880.

Al señor Teniente Coronel Jefe del Estado Mayor divisionario:

Cumplo con el deber de poner en conocimiento de usted la parte que el cuerpo de mi mando ha tomado en la batalla del Alto de los Anjeles en la madrugada del 22 de los corrientes con fuerzas enemigas.

El 20 a la madrugada entré con dicho cuerpo al punto del Arrastrado que está  a retaguardia de aquel lugar en el que se reunió toda la división.

Respuesta del Atacama


Respuesta del Atacama a la Felicitación del Ministro Sotomayor

Alto de la Villa. Moquegua, marzo 31 de 1880.
Señor Jeneral:

Parte de Gamarra

Comandancia general de la Primera División del Segundo ejército del sur.

Carumas, marzo 23 de 1880.

Señor Contralmirante, General en jefe del primer Ejército del Sur.

Señor Contralmirante:
A pesar de que por comunicación de fecha 13 del que cursa recibida el día de hoy, el señor coronel secretario de Estado en el despacho de guerra me indica la marcha sobre este departamento del señor General en jefe del 2º ejército y con el cual debo entenderme directamente, creo indispensable participar a U. S. que el 22 del referido mes a horas 5 A. M. fuí atacado por el enemigo en el número de 3.000 hombres de infantería, 900 de caballería, 7 piezas de artillería y 2 ametralladoras por los costados derecho, izquierdo y centro del alto de los Angeles y la quebrada de Tumilaca; y viendo después de más de dos horas de combate la imposibilidad de obtener resultados favorables, pues la superioridad de aquel era inmensa, resolví salvar a todo trance la división de mi mando, para lo que emprendí la retirada con los batallones Granaderos, Canchis y Canas sobre esta localidad a donde he llegado sin tener la menor novedad, pues estos han rivalizado en moralidad y disciplina.

martes, 19 de marzo de 2013

Cartas apócrifas


II
Documentos apócrifos justificativos del viaje de Prado

El afán justificativo

Ahora sí estamos en condiciones de poder entender, con claridad, la aparición de documentos apócrifos con relación al período de la Guerra del Pacífico. Esos documentos tenían (he aquí una semejanza con los documentos presentados por Colombres Mármol) un único objetivo: justificar la salida, del territorio peruano, que hizo el Presidente Prado. Para ello se fabricaron misivas en las cuales, supuestamente, personajes como Miguel Grau, Andrés A. Cáceres, Francisco García Calderón y Lizardo Montero, aconsejan al Presidente Prado tomar la decisión de viajar a Europa para, con su influencia, hacer posible la compra de armamentos, toda vez que las gestiones que se venían llevando a cabo para ello estaban totalmente entrampadas.

¿Y por qué esos personajes? Por una sencillísima razón. Era necesario crear una superchería en la cual apareciesen testimonios de personajes muy conocidos y de gran peso moral. Si ellos habían considerado que era necesario que Prado viajase para hace cargo de la adquisición de armamentos, y así se lo habían manifestado a través de diversas cartas, ¿cómo se podía pensar entonces que el viaje decidido y realizado por el Presidente era una traición o una cobardía?

Viaje de Prado


Guerra con Chile. El viaje de Prado y la falsificación de misivas

por Jorge G. Paredes M.

El presente trabajo tiene dos partes. En la primera, analizamos el controvertido viaje del presidente peruano Mariano Ignacio Prado Ochoa en plena Guerra del Pacífico (1879-1883), como un estudio necesario para comprender la falsificación de documentos en torno a este personaje y su alejamiento del territorio peruano. Es una falsificación, a gran escala, bastante bien elaborada, que incluso parece comprometer por lo menos a un historiador y en la cual vemos aparecer personajes peruanos que jugaron un papel muy destacado durante la Guerra del Pacífico entre Perú, Chile y Bolivia.

Al igual que en la controvertida carta de Lafond y de las misivas que forman parte del affaire Colombres Mármol, consideramos que es fácilmente perceptible el interés justificativo de comportamientos reales y, lo que es peor, también supuestos, de personajes históricos. En el primer caso, San Martín y su retiro del Perú (setiembre de 1823), cuando la independencia peruana era sumamente precaria por la presencia del total del ejército realista en la zona sur del Perú, la crisis política interna que se vivía, así como por el desencuentro entre San Martín y Bolívar en Guayaquil (julio de 1822). En el segundo de los casos, el real motivo de este trabajo, el presidente Mariano Ignacio Prado y su viaje de diciembre de 1879, en plena guerra con Chile. Este acontecimiento ocurre poco después de haber perdido Perú la guerra en el mar, como consecuencia de la victoria chilena en Angamos (8.10.1879). Dueñas del mar, las fuerzas chilenas avanzan arrolladoramente por tierra, combinando sus operaciones terrestres con bombardeos sistemáticos de puertos peruanos hasta llegar a Lima y ocupar la capital peruana.

Recuerdos de colegio

Años atrás
Recuerdos de colegio 

En los primeros años de mi niñez, cuando, con motivo de la creciente afición que en la sociedad toda de mi país se notaba por el estudio de las lenguas extranjeras, fui enviado desde Santiago a Valparaíso para estudiar el inglés, aprendí a no querer a los peruanos.

Recuerdo que allá por los años de 1868 a 1869 gozaba de fama sin rival el excelente establecimiento de educación que, con el nombre de Instituto Sudamericano, habían fundado, mucho tiempo atrás, en la última de aquellas ciudades, los Messrs. Goldfinch y Bluhm -inglés el uno «desde los pies a la cabeza», como suele decirse, y tan alemán el otro de nacimiento y costumbres, como chileno de corazón. 

Goldfinch era alto, delgado, muy seco de cuerpo y de ademán; duro de fisonomía, severo hasta la exageración, intransigente respecto de nuestras faltas. 

lunes, 18 de marzo de 2013

Villavicencio

Villavicencio regresa a Lima

Luego de cumplida su misión en Arica, al regresar a Lima, Villavicencio fue recibido con júbilo por el pueblo limeño,

El millonario Dionisio Derteano, ofreció un espléndido banquete al comandante Villavicencio en su suntuoso rancho de Chorrillos; igual manifestación le hicieron los alumnos del colegio de San Carlos; los vecinos del Callao solicitaron para él, el ascenso a capitán de navío.

El presidente de la Cruz Roja peruana, monseñor Roca, le dirigió al día siguiente de su llegada la siguiente misiva:

Telegramas peruanos



Telegramas peruanos sobre ruptura del bloqueo de Arica

De Raygada a Montero
Arica, marzo 17 de 1880.

domingo, 17 de marzo de 2013

Parte de Raygada


Arica, marzo 18 de 1880. 

Señor prefecto del departamento. 
Señor prefecto:

En cumplimiento de mi deber me es satisfactorio poner en conocimiento de U. S. los acontecimientos que han tenido lugar en este puerto el día 17 del presente.

Proclama de Cabrera


Luego de irse el emisario chileno don Ramón Espech, Ladislao Cabrera dirige una proclama al pueblo de Calama, informando de su situación y de la necesidad de prepararse para combatir. 

"Conciudadanos:

Os debo una explicación del objeto que ha traido el parlamentario que acabáis de ver regresar al ejército enemigo que ocupa el mineral de Caracoles.

Ha venido a intimarnos la rendición de la plaza, y la entrega de nuestras armas. Conociendo yo vuestro abnegado patriotismo y vuestro incontrastable valor, he contestado; que defenderemos hasta el último trance la integridad del territorio de Bolivia.

Ramón Espech


El 16 de marzo de 1879, el coronel chileno Emilio Sotomayor, noticiado de la resolución de los bolivianos de hacerle frente en Calama, envió a su ayudante Ramón Espech, a parlamentar con el jefe de los defensores de Calama, Ladislao Cabrera.

El enviado se presentó ante Cabrera y le entregó al señor Cabrera un mensaje de Sotmoayor demandando rendición. “Entregad la plaza y se os concederá toda garantía y seguridad, para vos, para los vuestros y el vecindario de Calama.

Don Ladislao Cabrera contestó que ni la tropa que lo seguía ni él estaban dispuestos "a aceptar o someterse a la intimación que se hacía y que cualquiera que fuese la superioridad de sus contrarios defenderían hasta el último trance la integridad del territorio boliviano".
"Que sepa Chile que los bolivianos no preguntan cuántos son sus enemigos para aceptar combate".

sábado, 16 de marzo de 2013

Juan Byron

Juan Byron Markholz

Fueron sus padres irlandeses, quienes se conocieron en el Perú y se casaron católicamente en la Parroquia del Sagrario de la Basílica Catedral de Lima. Byron nació en fecha y circunstancias muy especiales. Su madre lo trae al mundo el 29 de febrero de 1860 a bordo de una nave en aguas juridisccionales del Callao. 

A los 16 años era uno de los socios fundadores del Club Talia, entidad filodramática y ofrecía funciones en el Teatro Principal y en el de Aficionados en el Jardín de la Aurora. 

A los 17 años ingresó a San Fernando. Desde el inicio de sus estudios, fue un alumno distinguido que supo ganar el aprecio de sus maestros y compañeros. Ideó u procedimiento para la conservación del cerebro que se usó por tradición durante años. Al concluir el primer año de medicina obtuvo el calificativo más alto al que se hicieron acreedores sólo dos alumnos de los veintiséis que constituían esa flamante promoción.

viernes, 15 de marzo de 2013

F. Bolognesi

¡EL MAR A SUS PIES!

La disciplina profesional, el respeto jerárquico tan indispensable en la hermosa carrera de las armas, constituían en el bravo y cumplido jefe la nota más saltante de su conducta militar de siempre. Para Bolognesi, una simple orden o indicación del superior, especialmente, en los momentos difíciles, era acatado en el acto sin reparos ni subterfugios; de donde se desprende el resultado favorable que a menudo obtuviera en las principales comisiones o acciones a él encomendadas.

Era el año de 1868, gobernando el país el coronel don José Balta, cuando Bolognesi desempeñaba en el Callao la gobernación civil y comandancia general de las baterías.

Atravezaba por aquellos días, del mes de agosto, la nación una crisis política bien vidriosa y que mantenía tanto al pueblo como a las autoridades en inquietud constante.

sábado, 9 de marzo de 2013

Carlos Wood


Esta anécdota según el libro Bala en boca, de Enrique Bunster. ocurrió el 17 de enero de 1881, mientras las tropas chilenas desfilaban preparándose para ocupar Lima

"Centenares de curiosos habían entrado por las bocacalles y se acercaban cautelosamente, después de cerciorarse de que no había peligro. Luego se llevaron un buen susto: una zamba borracha gritó a toda boca:
-¡Viva el Perú! ¡Mueran los chilenos!

Siguióse un pequeño tumulto entre los mirones. Los que no sabían si aquello era una señal, echaron a correr; otros daban excusas a los oficiales, hablando en aquel lenguaje no escuchado todavía por los nuestros:
-¡Excusen ustedes, señores! ¡Está mareadita!

Y viendo que nadie mataba a la negra, empezaron a elogiar su intrepidez.
-¡Mire usted que tal laya de morena, hombre!
-¡Qué disforzada!
-¡Caray la zamba!

jueves, 7 de marzo de 2013

Domingo Ayarza

Domingo Ayarza

Nació en Parinacochas, Ayacucho, el 04 de agosto de 1829

Desde 1844 se dedicó a la carrera militar, obteniendo todos sus ascensos por rigurosa escala. Cuando Ramón Castilla ocupó Ayacucho, Domingo Ayarza se incorporó como de cadete del Batallón Gamarra, participando en la Batalla de Carmen Alto, donde por su comportamiento Castilla lo ascendió a subteniente. Tuvo destacado papel en las luchas caudillistas entre Vivanco y Castilla, también en las de Rufino Echenique contra el mismo Castilla,

Había sido ascendido a Teniente en 1850, y posteriormente en abril de 1854 a Capitán
Pasó al Ejército que en el Sur comandaba el General Pezet y se enfrentó a la revolución encabezada en Arequipa por Castilla contra el Gobierno de Echenique, cayendo prisionero en Yauli, siendo confinado a San Ramón hasta 1856 en que el General Manuel Ignacio de Vivanco se rebeló contra el gobierno de Castilla

miércoles, 6 de marzo de 2013

Jorge Velarde


Jorge Enrique Velarde Castañeda

Nació en Lima en 1856.  Sus padres fueron los arequipeños don Melchor Velarde Echevarría y doña Francisca Castañeda Hernández.

Había ingresado a los 15 años a la Escuela Naval del Perú. Habiendo concluido sus estudios en el vapor “Marañón” donde funcionaba la Escuela Naval. Hacía poco más de cuatro años que había recibido su título de Guardiamarina y en abril de 1875 embarcó en la fragata “Independencia”. Estando en este buque en 1876 se le concedió una licencia para hacer un viaje rumbo a Europa en la fragata inglesa “Oracle” lo que le significó una importante experiencia.

De regreso al Perú fue ascendido a la clase de alférez. Tras otra travesía por las Islas Marquesas, Tahití y San Francisco, a bordo de la nave francesa Magacienne, fue ascendido por el brillo de sus méritos al rango de teniente 2º.

sábado, 2 de marzo de 2013

Marco A Arriagada


Marco Aurelio Arriagada

Nació en Santiago el 15 de abril de 1830. Hijo del Teniente Francisco Arriagada Moreno y de doña Carmen Palacios López.

Ingresó al ejército el 23 de octubre de 1851 como Subteniente de Artillería y participó en la guerra civil de 1851 apoyando al gobierno de Manuel Montt.

Luchó en la batalla de Loncomilla el 8 de diciembre de 1851 y el 12 de enero de 1852 es ascendido a Teniente. El 31 de octubre de 1856 ascendió a Capitán y el 27 de junio de 1857 ascendió a Sargento Mayor Graduado. Participó en la guerra civil de 1859 apoyando nuevamente al gobierno de Montt y luchó en la batalla de Los Loros el 14 de marzo de 1859 y en la batalla de Cerro Grande el 29 de abril del mismo año.

José N Lengua

José Nemesio Lengua

Nació en la ciudad de Ica el año 1855. El año 1877 ingresó a la Facultad de Medicina, habiéndose inscrito hasta en la tercera matrícula el año 1879.

Al declararnos Chile la guerra y mucho antes de que partiera la primera ambulancia civil, Nemesio Lengua junto con Juan Byron y el doctor Sandoval, se dirigió al sur, prestando sus servicios casi desde el comienzo de la guerra. 

Perdido el departamento de Tarapacá, Lengua regresó a Lima junto con Byron, pero al poco tiempo volvió a dirigirse al sur. Siguió al ejército en su retirada hacia Puno, después del desastre del Campo de la Alianza y encontrándose en la ciudad de Arequipa falleció víctima de la epidemia del tifus que arrasó en esa ciudad a fines del año 1880 y comienzos de 1881.

Anécdota de Davin


Anécdota tomada del libro "50.000 Millas En El Océano Pacífico" Por el teniente de Navío Albert Davín, quien visitó América del Sur, cuando ocurrió la guerra del Pacífico, conoció en 1883 a Lima ocupada por el Ejército de Chile.

"Acabábamos de volver a la carretera, cuando de repente una patrulla de caballería chilena nos cerró el paso

- ¿Quiénes son ustedes, señores ?

- Viajeros franceces.

- Eligen ustedes muy singularmente sus horas para ser simples turistas ; ¿tienen armas ?

- Ninguna.

Emiliano Vila


Emiliano José Vila Liseras

Nació en Lima el 5 de enero de 1860. Fueron sus padres don Juan Vila y doña Manuela Liseras. Hizo sus estudios de instrucción primaria y media en el Callao. La primera en la Escuela Municipal, que dirigía el señor Montejo y la segunda en el colegio «Dos de Mayo», que patrocinaba el Consejo Departamental de ese puerto.

Al ingresar a la Universidad se matriculó en la Facultad de Letras el año 1877, fue premiado en Estética y en Literatura Castellana. Al año siguiente se matricula en la Facultad de Ciencias Políticas y Administrativas. Ese mismo año obtuvo en la Facultad de Jurisprudencia los premios menores del primer año. El año 1878, en el segundo año de Letras, entró en el sorteo del primer premio de Historia de la Filosofía y obtuvo el premio de Historia de la Civilización Peruana. Ese mismo año obtuvo en la Facultad de Ciencias Políticas y Administrativas, el segundo premio del de Derecho Constitucional y entró en el segundo premio del de Derecho Internacional.

viernes, 1 de marzo de 2013

Declaratoria de Guerra


Hilarión Daza, 
Presidente de la República de Bolivia, etc. 

Considerando:

Ramón Vargas Machuca


Ramón Vargas Machuca y Mora

Nació en Querecotillo, Sullana, el 31 de Agosto de 1812. Fue hijo de Mauricio Vargas Machuca y Barreto y de Maria del Carmen Mora.

En 1834 era Subteniente y se encontraba en Arequipa, y a partir de entonces aparece interviniendo en las principales acciones de armas de la anarquía militar y logra rápidos ascensos. Se plegó al General Salaverry en 1835, y estuvo en la batalla de Socabaya donde Salaverry es tomado prisionero por Santa Cruz. Este condenó de muerte a 13 jefes y oficiales, pero posteriormente  a cinco les conmutó la pena por diez años de destierro. Entre los fusilados estuvo el General Salaverry y entre los que se favorecieron con el cambio de pena estuvo Vargas Machuca.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...