domingo, 1 de diciembre de 2013

Francisco Suárez

Francisco Suárez Pando

(Biografía tomada de "Historia de las Bandas Militares de música de Bolivia", por Julio Sanjinés Goitia)

El Teniente Coronel Francisco Suárez Pando nació en el Beni el 2 de Abril de 1857, siendo sus padres el Doctor Francisco Manuel Suárez y Doña Gertrudis Pando. Realizó estudios en La Paz y demostró desde muy joven una innata aptitud para la música. 

A los 22 años se presentó en las filas del Ejército cuando se produjo la Guerra Pacifico en 1879, habiéndose enrolado en calidad de músico en la banda militar que se encontraba en Arica, cuyo director general compositor boliviano Manuel Norberto Luna. Varios músicos de esta banda fueron destinados a unidades combatientes, entre ellos Francisco Suárez, quien fue a dar al Batallón "Sucre 2 de Infantería" que participó en la trágica y gloriosa Batalla del Alto de la Alianza.

Al término de la Guerra del Pacífico, el músico y compositor Suárez permaneció vinculado al Ejército, habiéndose concurrido, en calidad de voluntario, ala Guerra del Acre enrolado a las filas del Batallón Independencia". Durante esta nueva contienda bélica y el Ministro de Guerra Ismael Montes, que comandaba el cuerpo expedicionario lo conocido y quedó impresionado por su donde mando y sobre todo por su cultura musical. Al término del conflicto lo nombró, con el grado de Teniente Coronel asimilado, Director de la Escuela Militar de Música, instrucción que fue organizada mediante Resolución de 2 de Diciembre de 1902 por el Presidente José Manuel Pando.

Lamentablemente, esta escuela funcionó solamente un año, pues tuvo que ser clausurada a raiz de la reanudación de las hostilidades con el Brasil. Al término de este conflicto el General Ismael Montes, a la sazón Presidente de la República, restableció la Escuela Militar de Música mediante Decreto Supremo de 4 de Noviembre de 1904, y nombró al Teniente Coronel Francisco Suárez como Director del Instituto, una vez mas: cargo que ejerció por seis años, habiendo establecido, durante ese periodo, una verdadera escuela de formación musical, y cuyo prestigio perduró a través de los años. Durante el periodo de su dirección se iniciaron las actividades de asesoramiento de la Misión Militar Francesa, contratada por el General Montes el año 1906.

A partir de 1907, se efectuó varias innovaciones en cuanto a organización y disciplina en las distintas la reparticiones y armas del Ejército y las bandas de música que no fueron ajenas a estas medidas, se reorganizaron de acuerdo a los reglamentos franceses. A las bandas de los regimientos infantería se les asignó 45 músicos, incluida la banda de guerra, en cambio las bandas de los regimientos montados solamente tuvieron 35 músicos.

Esta tercera Escuela de Música lamentablemente, fue clausurada el año 1912 debido a la falta de presupuesto. El Teniente Coronel Suárez había renunciado a la Dirección de la Escuela el año 1910 y se apartó de las filas activas, manteniéndose sin embargo en permanente contacto con el Ejército. En ese periodo de su vida integró varias orquestas sinfónicas como clarinetista, fue profesor en el conservatorio y compuso marchas, cuecas, bailecitos, valses y otras piezas musicales. De esta época son las marchas "Hombre a Caballo‘ y ‘Una Lagrima“, considerada como una de las marchas fúnebres más famosas.

El Mayor Néstor Terrazas, que reemplazó en la Dirección de la Escuela de Música Teniente Coronel Suarez, requirió en forma permanente de asesoramiento de éste último y le confió la enseñanza de varias materias, especialmente en la época en la que fue nuevamente reorganizada a la Escuela, el año 1913, esta de vez por la Misión Militar Alemana.

Debido a la capacidad y al permanente interés en el desarrollo de la música militar el Teniente Coronel Suárez fue invitado por el propio Presidente Don Hernando Siles para ser Director General de Bandas del Ejército en 1927, habiendo ejércido tal cargo hasta el año 1929. Por su avanzada edad no pudo concurrir a la Guerra del Chaco cual hubiese sido su deseo. Poco después, en Febrero de 1937, el Teniente Coronel Suárez falleció, dejando un notorio vacío en la música militar boliviana. Afortunadamente en la Escuela Superior para Directores de Banda lleva su nombre en la actualidad, como justo homenaje a su meritoria carrera, tanto en el campo militar cuanto en el medio cultural civil.

En el orden familiar, tomó una descendencia distinguida puesto que, un nieto suyo es el General de las Fuerzas Armadas, Don Hugo Suárez Guzmán, de reconocida trayectoria en el Ejército desde sus cargos subalternos hasta el de General de Ejército y Ministro de Defensa.
**************

Saludos
Jonatan Saona

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...