viernes, 6 de septiembre de 2013

Despedida de Baquedano

Grupo histórico de militares chilenos en honor del General Manuel Bulnes Pinto al ser nombrado Ministro de Guerra y Marina, en setiembre de 1896, varios de ellos participaron en la Guerra del Pacífico.

De izquierda a derecha : Teniente Coronel Santiago O'Ryan, Intendente Carlos Bories, General Alejandro Gorostiaga, General Fernando Lopetegui, General Manuel Bulnes Pinto, Coronel Aníbal Farias, Generaln Emilio Körner, General Manuel Baquedano, Coronel Waldo Silva Palma, General Estanislao del Canto, Coronel Pedro M. Rivas Cruz, General Joaquín Cortes y General José M. Novoa.

En el caso de Manuel Baquedano, se dice que esta es su última fotografía, ya que falleció en setiembre de 1897

Manuel Baquedano  y algunas tropas chilenas regresaron a Chile el 11 de marzo de 1881, donde fueron bien recibidos en medio de celebraciones y ceremonias. Por aquellos días se presentó al Congreso una moción para otorgar a Baquedano el título de Capitán General y darle una recompensa en dinero. El General pidió que se retirara el proyecto. Deseaba retornar al Perú para concluir  la guerra. No se le concedió ésta, en consecuencia, estimó completada su carrera y presentó su expediente de retiro absoluto, que fue aceptado con fecha 03 de mayo de 1881

Carta de Despedida de Manuel Baquedano:

Al Ejército de Ocupación en el Norte.

Amigos y compañeros de armas:

Con fecha 3 del presente mes de Mayo, elevé al Supremo Gobierno la renuncia de mi puesto de General en Jefe del Ejército de Operaciones del Norte, que aquél tuvo a bien aceptar. Me impulsaron a dar este paso razones de delicadeza personal y la convicción de que estaba terminada la parte más ardua de la misión que se me había confiado.

Al separarme de vosotros, leales amigos y queridos compañeros, cumplo con un deber muy grato para mi corazón, dándoos las gracias por la eficaz cooperación que me prestásteis siempre en el desempeño de mis difíciles tareas. Hubiera deseado daros este adiós personalmente; pero ya que las circunstancias me lo impiden, quiero declararos una vez más, que estimo el honor de haberos mandado como el más grande que pudiera recibir, y que conservaré el recuerdo de los días que vivimos juntos en los campamentos como el más agradable de mi vida. De vuestra disciplina, moralidad y valor da testimonio la colosal empresa que habéis realizado con tanta fortuna; y yo, como vuestro Jefe, declaro que nuestra gloriosa República debe estar orgullosa de haber improvisado un Ejército que ha podido servir de modelo por la práctica de todas las virtudes militares.

Yo espero que habréis de terminar vuestra obra haciendo honor a vuestros gloriosos antecedentes y prestando al digno Jefe que me reemplaza en el mando, el mismo concurso eficaz y afectuoso que me prestasteis constantemente.

Deseo con todas las veras de mi alma que una paz sólida y honrosa, tal como la necesitaba la seguridad de nuestro porvenir y tal como corresponde a vuestros sacrificios y a los triunfos de vuestras armas, os permita regresar pronto al seno de vuestra Patria y de vuestros hogares.

Pero si eso desgraciadamente no sucediera; si llegara a ser necesario confiar otra vez la suerte de la Nación al fallo supremo de nuevos combates, yo volvería en cualquier puesto a cumplir con mi deber y a tener el honor de pelear a vuestro lado.

Entre tanto, repitiéndoos su adiós, os estrecha cordialmente la mano vuestro general y amigo.

Manuel Baquedano
*******************
Saludos
Jonatan Saona

No hay comentarios :

Publicar un comentario

GDP1879 te invita a visitar↓↓↓


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...