viernes, 23 de noviembre de 2012

Ocupación de Iquique


Telegrama peruano
(A la 1:10 P. M.)

Prado a Presidente.
Arica, Noviembre 23.
Fuerzas de Iquique retiradas 21, por orden Buendía datada Pachica.
Prefecto entregó Iquique a cónsules sin siquiera intimación enemigo.
Llegado hoy, puesto preso.
Parte ejército Tarapacá; resto ignórase.


Telegramas chilenos

(A las 9. 30 P. M.)

Mejillones, Noviembre 23 de 1879.
Señor General Villagrán:
Llegó el vapor Bolivia, y comunica rendición de Iquique, antes de evacuar la plaza, quemaron casas de pólvora y destruyeron fuertes.
En la Pilcomayo, Loa, Copiapó y Limarí marchan 1.500 prisioneros.
General Daza comunicó a Arica haber obtenido triunfo sobre fuerzas chilenas. Por esta razón lo celebraron con repiques de campanas y embanderamiento.
Dios guarde a V. S.
JUAN DE DIOS LEÓN.
_________

(A las 9:50 P. M.)

Mejillones, Noviembre 23 de 1879.

Señor General Villagrán:
Confirman rendición de Iquique con despacho a la vista por autoridades chilenas.
Dios guarde a V. S.
JUAN DE DIOS LEÓN.
_________

(Despacho recibido de Antofagasta a las 2:45 P. M.)
Santiago, Noviembre 25 de 1879.

Señor Ministro de la Guerra:
Las notas que he recibido del señor Ministro Sotomayor, son las siguientes:

“Iquique, Noviembre 23 de 1879.

Comunique V. S., al señor Ministro de la Guerra, el siguiente telegrama:
Señor Ministro:
Ayer a las 5 P. M., el Cuerpo Consular de esta plaza puso en conocimiento del comandante del Cochrane el abandono de ella por las autoridades y fuerzas peruanas.
En la mañana de hoy fue desembarcada del Cochrane una guarnición de 115 hombres, que tomó tranquilamente posesión de la ciudad.
A las 4 P. M. desembarcaba un batallón del regimiento Esmeralda, siendo recibida esta fuerza por la población extranjera como una garantía para sus intereses.
Al retirarse ayer la guardia nacional, clavó los cañones, y se asegura echó su armamento al mar.
El comercio parece haber recibido con aplauso nuestra ocupación. Se temía que los peruanos incendiaran la población antes de abandonarla.
He nombrado al capitán de navío, don Patricio Lynch, comandante de armas, gobernador marítimo y comandante del resguardo; y a don David Mac Iver lo he designado para que perciba las contribuciones fiscales.
Dios guarde a V. S.
R. SOTOMAYOR.”
__________

(Despacho recibido de Antofagasta a las 2:50 P. M.)

Iquique, Noviembre 23 de 1879.
Señor General Villagrán:
Comunique V. S., al señor Ministro de la Guerra, el telegrama siguiente:
“Señor Ministro:
Cuarenta y siete prisioneros de la Esmeralda fueron embarcados en el Cochrane en la mañana de hoy, donde se les recibió subiendo la tripulación a las jarcias y prorrumpiendo en hurras. Siguen a Valparaíso en la Pilcomayo.
Dios guarde a V. S.
R. SOTOMAYOR.”
_________
*************
Saludos
Jonatan Saona

2 comentarios :

grover huancapaza vilca dijo...

interesante artículo amigo Jhonatán sigue adelante

Raúl Olmedo D. dijo...

Iquique estaba condenado desde el día 02 de noviembre, cuando el ECH asaltó y tomó Pisagua.
La única opción de Buendía, como respuesta a esa acción, habría sido impedir por todos los medios que el enemigo dispusiera de agua, y para ello debió defender a muerte el pozo de Dolores. No lo hizo, obligado a reconcentrarse en Iquique y Pozo Almonte, por la imposibilidad de que las tropas allí acantonadas se le unieran al carecer de medios de transporte. Se retiró, pues, hacia el sur, dejando como observadora a la caballería de Sepúlveda que fue destruida en Germania el 06.11.
Abandonó Buendía, en Pisagua, locomotoras y carros de ferrocarril intactos, y dejó también intocada la línea férrea en toda su extensión. En Dolores, los pozos y sus bombas funcionando. Inexplicable.
Con todo ello, el ECH no tuvo inconveniente en avanzar al interior y hacerse fuerte en Dolores, controlando el agua y también la única vía de unión entre las fuerzas peruanas que intentaron pasar al norte y aquellas bolivianas que, supuestamente, se les unirían desde Tana.
Buendía chocó con el ECH en Dolores el 19.11, y con su derrota, la suerte de Iquique quedó sellada.
Quizás fue prudente retirar del puerto a la división Ríos, y unirla al resto de las fuerzas en Tarapacá. Ello implicó, al menos, la victoria táctica de Tarapacá. Aunque la derrota estratégica ya se había producido a contar del 02.11, con la caída de Pisagua.
Después del 27.11, los aliados no tuvieron otra posibilidad que abandonar - para siempre - el departamento de Tarapacá, pues carecían de abastecimientos de todo tipo. No podían obtenerlos por tierra y el mar ya estaba controlado por Chile.
Entre Prado y Buendía debe atribuirse la responsabilidad de ese resultado. En mi opinión, Suárez, Cáceres o Bolognesi, puestos al mando con oportunidad, no habrían cometido tales errores.

R. Olmedo

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...