sábado, 21 de julio de 2012

Parte de Ricardo Canales


Parte de Ricardo Canales

COMPAÑÍAS DEL BATALLÓN ZAPADORES

Señor Jefe de Estado Mayor:

Conforme con las instrucciones que recibí de V.S., procedí a reconocer las posiciones del ejército enemigo, mandado en jefe por el general Cáceres y atrincherado en las cimas del cerro Cuyulga, el que debería yo ascender hasta donde me fuera posible.


Mandé para el efecto al capitán señor don Amador Moreira desprenderse de nuestras fortificaciones en Sazón, y que con 100 Zapadores dispersos en guerrilla principiara la ascensión del cerro Cuyulga.

Ordené asimismo al capitán señor don Juan Antonio Maldonado que con 110 hombres del mismo cuerpo y dispersos en guerrilla continuara la marcha de la primera tropa a 150 pasos a retaguardia para proteger a aquella en caso de ataque.

A tiempo que el capitán Moreira principiaba a subir el Cuyulga, me le uní y tomé el mando de las fuerzas.

La marcha se hizo con todo orden y rapidez, yendo 40 pasos a mi vanguardia las descubiertas de derecha, centro e izquierda por exigirlo así la topografía del terreno.

Lo accidentado del campo me impidió ver que el enemigo se encontraba a corta distancia nuestra, de tal manera que la descubierta de la izquierda, apenas hubo andado 250 pasos poco más o menos, recibió casi a quemarropa una descarga enemiga y con lo que principió el ataque sobre nuestras filas.

Hice romper los fuegos en avance y que la fuerza del capitán Maldonado en el mismo sentido aumentara nuestra línea por la derecha.

El avance no pudo durar más de un cuarto de hora, porque recibí orden de V.S.de marchar en retirada, la que fue muy oportuna, porque las municiones principiaban a escasear y porque el enemigo, retirándose de trinchera en trinchera, había reforzado considerablemente sus filas.

Mandé fuego en retirada, lo que significó para el enemigo una derrota por nuestra parte; y desprendiéndose en masa de sus reductos, bajó la llanura de Purrupamba y tan posesionado de nuestra derrota venía que hizo bajar a dicho campo todo su ejército incluso la artillería.

Mi retirada la hice hasta las alturas de Conochugo, en donde me atrincheré, teniendo a mi derecha los importantes refuerzos de los batallones Concepción y Talca.

Si es cierto que la fuerza enemiga, en un número tres veces mayor a la nuestra, nos atacó con furor, no es menos cierto que el reconocido arrojo de nuestros soldados les hizo tomar las de costumbre, después de cuatro horas y media de batalla.

Antes de terminar el presente parte, señor, voy a cumplir con el más fuerte de mis deberes en él, cual es recomendar a V.S. la heróica conducta observada en el campo de batalla por todos los señores oficiales, clases y soldados de mi mando; peromuy principalmente llamo la atención de V. S. sobre los capitanes señores don Juan Antonio Maldonado y don Amador Moreira, a quienes se debe en gran parte el denuedo, moralidad y disciplina que la fuerza de mi mando supo observar en momentos tan supremos.

Adjunto, remito a V.S. una nómina de los muertos y heridos que me resultaron en dicha batalla.

Dios guarde a V.S.

RICARDO CANALES

Al señor Jefe de Estado Mayor de la División del Norte.
*******************

Saludos
Jonatan Saona 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

GDP1879 te invita a visitar↓↓↓ Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...