lunes, 23 de enero de 2012

Narciso de la Colina

Narciso de la Colina  del Rubí 

Hijo legítimo de José de la Colina Morales y de Florentina del Rubí, nació el 15 de Enero de 1835 en Pisagua en la antes provincia peruana de Tarapacá.

Ya en 1823 su tío, con su mismo nombre, había organizado la resistencia en contra de la armada española desde Lima, manteniendo comunicación con el Mariscal Sucre mediante un pescador, de nombre José Olaya, que se ofreció para realizar los viajes.

A la temprana muerte de su padre, él se supo enfrentar y para su cumpleaños número treinta y cinco ya tenía tres minas en el sur del Perú y varios yacimientos de salitre en Pisagua. Poco después se asoció con la familia Montero que poseía prácticamente todo el salitre restante de la región. 

En 1870 los Montero le pidieron que administrara sus reservas en el sur, ya que ellos se mudarían a Lima para atender otros negocios. Entonces encomendó a su madre las haciendas que tenía en el sur del país incluyendo los alrededores de Lima.

En 1871 contrajo matrimonio con la tacneña de padre francés Adela Malaussena y dos años después nació su primogénito, José Manuel. Y así nacieron cinco hijos más: Zoila (1874), Florentina (1875), Narcisa (1877) y dos gemelos varones (1878) que murieron al año de nacidos.

En 1879 la situación entre Perú y Chile estalló en la guerra del Pacífico. Ese mismo año los chilenos invadieron Lima. En 1880, Narciso sin tener la obligación de luchar, ya que podía sostenerse por su cuenta y además habiendo recibido del Estado Chileno una propuesta de inmunidad una vez que Chile ganara la guerra, se inscribió en el ejército y gracias a sus amistades con varios generales del ejército, fue nombrado Coronel de Reserva y se le encomendó lo que ahora es el Reducto #3.

Entró en combate en 1881, junto al que sería el Presidente Leguía; en esta sangrienta batalla el Coronel Andrés Avelino Cáceres fue herido en la pierna derecha y fue a refugiarse al Convento de San Agustín, mientras que a pesar de haber resistido diez horas, el Batallón que mandaba Narciso fue exterminado, siendo él, el último en caer, habiendo sido atravesado por dos balas. Su muerte dejó extremadamente perturbados a sus hijos y a su esposa, que a pesar que lograron tener una vida tranquila gracias a la fortuna que él les dejó, sufrieron bastante.

Actualmente hay un Jirón a dos cuadras de la Avenida Arequipa dedicado a él, al igual que hay otra calle a una cuadra de la Av. Caminos del Inca, dedicada a su tío, prócer de la Independencia.
**********************
Texto por su descendiente don Adrián E. Noriega de la Colina, tomado de la web Los Héroes Olvidados.

Saludos
Jonatan Saona

2 comentarios :

David Rodriguez dijo...

Hay un jirón Colina en el distrito de Bellavista provincia constitucional del Callao

David Rodriguez dijo...

Hay un jirón Colina en el distrito de Bellavista provincia constitucional del Callao

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...