lunes, 17 de noviembre de 2008

Arturo Wilson Navarrete

Escribió “Recuerdos del Combate Naval de Iquique”, transcribo algunos párrafos, que nos muestran la actitud de Condell, al desobedecer la orden de don Arturo Prat.

“Serían como las 7 am cuando el vigía de la cofa de trinquete anunció “humos hacia el norte” se dio aviso al comandante, quien no tardó en subir a cubierta; al mismo tiempo, se avisó al oficial entrante de guardia, que lo era yo, a las 8, hora en que relevé al teniente Uribe, y los tres, con el comandante, escudriñamos el horizonte tratando de distinguir qué barcos serían…
El comandante dirige su anteojo, y reconoce igualmente, al Huáscar. Inmediatamente, y con cierta emoción me ordena: “Haga tocar zafarrancho general de combate; avise a los oficiales que el enemigo está a la vista, y pregunte a la Covadonga si ha almorzado la gente” En seguida bajó a su cámara.

El Lamar, al reconocer las naves enemigas, aviva sus fogones para escapar al sur….
El Comandante ordena poner señales a la Covadonga de “seguir mis aguas y venir al habla”, la que a su vez izaba señales de “enemigo a la vista”

Luego, dirigiéndose a la tripulación, les dice: “Muchachos, la contienda es desigual, nunca hemos arriado la bandera ante e enemigo, y espero, pues que ésta no será la ocasión de hacerlo. Mientras yo viva, esa bandera flameará en su lugar, y os aseguro que, si muero, mis oficiales sabrán cumplir con su deber”
Al pasar por nuestro costado la Covadonga, el capitán Prat le ordena interponerse entre la población y los fuegos del enemigo, a lo que el comandante Condell contestó, alegremente “ALL RIGHT”.
En este momento se recibió el primer disparo de intimación, cayendo el proyectil justamente entre las dos naves chilenas. Las tripulaciones de estas dos lanzan, en seguida, un sonoro “Viva Chile¡”, Al moverse la Esmeralda, para tomar su posición entre el enemigo y la población, falló una de las calderas, vaciando su agua en la sentina, con lo cual el andar quedó grandemente reducido.

LA COVADONGA SIGUIÓ MOVIÉNDOSE HACIA FUERA DE LA BAHÍA, pegada a la isleta del Faro, y al doblar las rompientes exteriores de ella, el Huáscar, izó señales e inmediatamente se vio separarse a la Independencia dándole caza como a las 8.30 am…
Cuando el comandante Prat vio doblar la punta exterior de la isleta a la Covadonga, le oí exclamar “¿QUÉ HACE LA COVADONGA?”, pues me encontraba a su lado como ayudante….

Más tarde, al regresar a Chile, después de canjear los prisioneros chilenos por los del Huáscar y de la Pilcomayo, conversando con el capitán Condell, a este respecto, LE PREGUNTÉ PORQUÉ HABIA HECHO CASO OMISO DE LAS INSTRUCCIONES DEL CAPITÁN PRAT, y me respondió: “Porque vi claramente que Uds, no tenían otra solución que rendirse o irse a pique, por eso me decidí a buscar mejor suerte”
*********************

Saludos
Jonatan Saona

1 comentario :

Anónimo dijo...

Y vaya suerte, logró que la "Independencia" la siguiera obstinadamente hasta vararse en Punta Gruesa, perdiéndose así el mejor buque de guerra del Perú. Sin duda fue la mejor decisión, si se hubiera quedado en Iquique para hacer frente a dos opsitores notablemente superiores, hubiera sido el final de Condell.
Actuó inteligentemente, lograr una gran victoria para Chile.

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...